Foto cortesía: Pixabay

El aprendizaje es un ingrediente primordial en la práctica del desapego o el arte de soltar. Aprender y dejar atrás lo que hoy no nos sirve implica apostar a que, si un día supimos encontrar las herramientas para hacerlo, hoy también sabremos descubrir otras porque somos más sabios. Recordemos que soltar, no es perder sino todo lo contrario.

Te has preguntado, ¿cómo puedes hacer frente a estas adversidades para soltarlas y darle vuelta a la hoja? Uno de los puntos claves del desapego se centra en el aprendizaje que obtenemos de cada situación para conseguir avanzar.

¿Qué entendemos por desapego?

El desapego duele, duele mucho, duele porque hay que soltar lo que amas, dejarlo ir o eso creemos, ese dolor es mental; si no eres feliz tú sólo, no lo serás con nadie. El apego es el controlador de todos los tiempos, el que te ancla en un presente ausente. Sin embargo, el desapego te mantiene en el aquí y el ahora, es soltar a otro o algo sabiendo que pase lo que pase Todo es Perfecto.

El arte de soltar para aprender, crecer y continuar

Para hablar sobre este tema, platicamos con Roxana Castaños, conferencista y coach espiritual con más de 15 años de experiencia.

Foto cortesía: Roxana Castaños

SE: ¿Cuáles son los puntos esenciales que debemos de considerar para comenzar a soltar las situaciones incómodas?

RC: Desde que nacemos vamos acumulando información  y toda esta información que almacenamos,  nuestra mente percibe una realidad y así la experimenta. En la mente hay cosas negativas o positivas, hay momentos que detecta como catastróficos o placenteros. Dichas situaciones negativas en principio, nos generan sufrimiento, porque nos incapacitan verlas como aprendizajes y como parte de la vida, sin el juicio y la dualidad del bueno o malo. 

RC: Un aspecto positivo de la pandemia para varias personas es que les permitió reconectar nuevamente con sus familias, las mascotas, los amigos e incluso les dio la posibilidad de reinventarse laboralmente. Otras personas se recargaron en la parte negativa y buscaron esos chícharos en el arroz.

El tema es individual  y tenemos que aprender como seres humanos hacernos cargo y entender que solo nosotros somos responsables. Debemos tener claridad de cómo y con qué herramientas le estamos haciendo frente a la vida, no como malo o bueno. La cuestión es darnos cuenta de cómo le hacemos frente a la vida sin dualizarla, sí nos paramos en este punto cada persona como ser individual tuvo en estos años o en el 2021 ciertas experiencias que fueron un gran regalo para su experiencia y su evolución.

RC: Como humanidad un suceso de esta magnitud nos dice en dónde estamos parados. También nos recordó lo importante qué es reconectar con la naturaleza y el mirar hacía nosotros mismos. Además, nos hizo moderar y ser selectivos con el consumo de información sobre noticias negativas para darnos cuenta de cómo todo lo que absorbe la mente, satura y afecta la manera en la experimentamos nuestro entorno. Quienes se alimentaron de todo esto dieron como resultado problemas de nerviosismo, ansiedad y estrés, pasándola fatal por ser contagiados de COVID.

RC: Esta situación nos cuestionó e hizo pensar qué voy a hacer con esto y nos llevó a tomar una posición ante una problemática mundial, individual o una que te pueda llevar para abajo o levantarte. Por ejemplo, para las personas que se quedaron sin empleo representó una oportunidad para ver qué querían, de relajarse, de confiar en la vida, las cosas siguen un curso, tenemos que aprender a tener fe. 

RC: Todos estábamos en la misma tormenta pero no en el mismo barco, a cada persona le pego de la manera en la que tenía que pegarle para que despertará de cierta manera. De tal modo, que 2021 más que considerarlo como un año malo, debemos tomarlo como un año intenso, diferente con mucho contenido para poder evolucionar. Lo más importante es que podemos identificar esas situaciones que nos marcaron y que nos hicieron sentir algo, feliz, incómodo, triste, enojado, relajados, etcétera. Al analizar esas situaciones analizadas retomas sin juzgar el aprendizaje que obtuviste de cada una de ellas.

Cómo trabajar el desapego y dejar ir el pasado

SE: ¿ Por qué nos aferramos a las cosas y a las personas?

RC: El miedo es una condición humana, porque la manera en que funciona nuestra mente a través de este. Es tanta la información que siempre estamos observando detrás del miedo que nos da como resultado pensar en cosas como: la soledad, el rechazo, la necesidad aprobación o apatía para salir de la zona de confort. Nos apegamos a esta incapacidad de responsabilizarnos de nuestra propia felicidad. Esta incapacidad viene de que estamos acostumbrados a pedir. En este mundo la gente feliz es gente guerrera. Hay que aprender a decir que quieres, tu eres causa, luego experimentas un efecto. 

RC: Estamos muy acostumbrados a pedir, pedir y pedir, esto incluso es un mal hábito desde la infancia, lo mismo pasa al comerte tus uvas de fin de año, pides cosas de las que después ni te acuerdas. Por ejemplo, es común que pidas o estés apegado a una relación tóxica, pero apégate con responsabilidad, porque todo lo que salga de ahí te hará sufrir. Pero sí quieres y haces un compromiso contigo y te mentalizas como una persona tranquila, libre, feliz, enamorado, todo eso que quieres sentir está pendiendo de tus pensamientos, de tus decisiones y elecciones, debes de ponerlo en marcha y caminar. 

También te puede interesar: Salud mental, más que un día una oportunidad de fomentar una cultura de la prevención

RC: En los casos cuando hay una pérdida física o de alguien cercano, no hay nada de malo en sentir dolor, este también es bueno. Hay que sentirlo sin intentar sentirnos mejor de primera instancia. Nadie se va, sí no es en el momento que se tiene que ir, eso lo podemos ver días después de que ha hecho su transición. 

RC: Usamos el lenguaje de maneras muy superficiales y la palabra muerte nos aterroriza, cuando en realidad las cosas no se acaban ni se mueren, en realidad, es la esencia de las cosas que se “transforma”, dejando una forma y tomando otra. Por lo tanto, nada se acaba cuando “esta” deja de ser vista en el plano físico, y tampoco nada acaba cuando se dice impropiamente que una persona, una situación o una mascota murió.

Nada se pierde, todo evoluciona… “Aun cuando pierdes la batalla, no pierdes la lección”… Estar consciente de esto es el primer paso para desapegarnos de las formas externas y concretas.

Foto cortesía: Roxana Castaños

El poder de soltar

SE: ¿Qué consejos podemos aplicar para empezar a soltar?

RC: En la vida siempre se necesitan cambios de seguro alguien ya te lo dijo… aprendamos a dejar de resistirnos y soltar. Por eso, hay que ser agradecidos y tras el agradecimiento va la capacidad de soltar, tu sueltas el día que realmente dejas los juicios y agradeces. Cuando suceden situaciones críticas no te estanques en el por qué, sino el para qué de las cosas y de ahí partimos. 

Toma en consideración los siguientes puntos:

  1. Identificar
  2. Ver tu propio aprendizaje
  3. Activar el agradecimiento consciente
  4. Hacer una meditación de liberación para dar entrada a lo nuevo.

Ahora bien, si consideras los cambios como hechos incómodos, las transformaciones pueden parecer drásticas o muy dolorosas. Sin embargo, hay una gran diferencia entre las distintas actividades o hechos que te suceden cuando te enfrentas con el mismo espíritu… tu espíritu.
Las pérdidas nos dejan aprendizajes importantes como: ley de la impermanencia (la impermanencia de las cosas es algo absoluto y real con lo que debes de aprender a vivir tu  día a día), de disfrutar el presente, de actuar cuando debes, de llevar una buena relación con las personas que amas. No podemos evitar las pérdidas en la vida, las personas debemos trascender.

Hay que aprender a abrazar la incertidumbre, soltar lo que ya no podemos tener, sacar el aprendizaje, fortalecer el músculo de la resiliencia y avanzar.

El arte de soltar se aplica a todas las áreas de nuestras vidas, un padecimiento de salud por el que tendremos que soltar que ya nuestra vida no será igual, soltar un trabajo por mejorar o por despido, soltar un país para buscar mejores oportunidades, soltar una persona que no es la idónea para nuestra vida, malos hábitos que te roban, siempre llegan situaciones en las que la mejor decisión va ser soltar para poder avanzar y crecer.

Sino sueltas el pasado no puedes vivir el presente ni abrazar el futuro.

Si te interesa conocer más acerca de Roxana Castaños, su trayectoria, programas, cursos, talleres, conferencias, colaboraciones, eventos especiales y contenido de valor visita:

Website: www.roxanacastanos.com

Facebook: @RoxanaCastanosPresenciaPlena

Instagram: @roxanacastanos

YouTube: Roxana Castaños

Linked In: Roxana Castaños