La inteligencia emocional y el liderazgo femenino trabajan en mayor medida en el convencimiento, cuya base es la asertividad y no la autoridad.

Empieza la semana y todos los días nos enfrentamos a diferentes situaciones que requieren de tomar el control en el trabajo, afrontar retos que, en mayor o menor medida, nos hacen dejar de lado los problemas personales y nos incitan a confiar plenamente en nosotras mismas. 

El tomar decisiones unilaterales puede sacarnos de los conflictos laborales fácilmente. “Sin embargo, para ser una buena líder es necesario escuchar a los tuyos y ser comunicativa, debes informarte antes de tomar cualquier decisión, valorando sus posibles efectos”. Así, la inteligencia emocional forma parte fundamental en el liderazgo. 

Sheryl Sandberg, COO de Facebook, lo define de la siguiente manera: «Hoy día, el verdadero liderazgo se deriva de la individualidad, que es imperfecta… Los líderes deben luchar por la autenticidad más que por la perfección»

Todas llevamos una líder dentro de nosotras que debemos potenciar, porque lo más seguro es que, en algún momento tendremos la necesidad de ponerla en práctica como empresarias, madres, maestras, entre otras. Por esta razón, es importante conocer las implicaciones que la inteligencia emocional tiene en la toma de decisiones y aprender a detectarla para ser capaces de desarrollarlas.     

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional (IE) es la capacidad de entender y manejar tus propias emociones y las de las personas que te rodean”. Quienes tienen un alto grado de inteligencia emocional saben lo que sienten, lo que significan sus emociones y cómo estas pueden afectar a otras personas.

De acuerdo con Daniel Goleman, psicólogo estadounidense, hay cinco elementos principales de la inteligencia emocional en el liderazgo: 

  • Conciencia propia
  • Autorregulación
  • Motivación
  • Empatía
  • Habilidades sociales

Cuanto mayor sea nuestra capacidad de liderear cada una de estas áreas, mayor será la inteligencia emocional. 

Hay diferentes aspectos elementales que condicionan la inteligencia emocional en nuestro liderazgo. Aquí te compartimos los siguientes:

Conciencia propia

Ser consciente de ti misma cuando estás en una posición de liderazgo significa tener una imagen clara de tus fortalezas y debilidades, y también conducirse con sencillez.

¿Cómo tomar conciencia de ti misma?

  • Escribe un diario que te ayude a mejorar tu autoconciencia. Si dedicas unos minutos, todos los días, para escribir tus pensamientos e ideas, adquirirás un mayor grado de conciencia de ti misma.
  • Bájale el acelerador a tus momentos de ira u otras emociones fuertes para examinar por qué. No importa a qué situaciones te enfrentes, siempre podrás elegir cómo reaccionar ante ellas.

Autorregulación

Las líderes que se autoregulan de forma eficaz logran mantener mejor el control. Según Coleman, este ingrediente de la inteligencia emocional, te proporciona también la flexibilidad y el compromiso de ser líder con la responsabilidad personal.

¿Cómo mejorar tu capacidad de autorregulación?

Motivación

Las líderes motivadas trabajan de forma persistente por conseguir sus objetivos y tienen estándares muy altos de calidad con su trabajo.

¿Cómo mejorar tu motivación?

  • Revisa lo que haces y por qué que haces. No olvides hacer lo que te gusta o recuerda la razón que te inspira a hacer tus cosas. Analiza y actualiza tus objetivos.
  • Identifica tu postura y por qué estás tan motivada.
  • Sé positiva y enfócate en lo bueno, independientemente de los problemas. Adoptar esta forma de pensar requiere práctica para que logres pulirla, pero cuando lo consigues merece la pena este esfuerzo.

Empatía

Tener empatía es básico para la gestión de tu equipo. Las líderes con esta habilidad tienen la capacidad de ponerse en los zapatos de sus colaboradoras. Ayudan a que las integrantes de su grupo se desarrollen, retan a otras que están actuando injustamente, dan una retroalimentación constructiva y escuchan a las que lo necesitan.

¿Cómo mejorar la empatía?

  • Ponte en el lugar de tus colaboradoras para apreciar sus puntos de vista.
  • Presta atención a su lenguaje corporal, eso dice de forma inconsciente, cómo se sienten.
  • Atiende a los sentimientos de tus colaboradoras y abórdalas hablando, para que se sientan comprendidas, receptivas y dialogantes.

Habilidades sociales

Dominar tus habilidades sociales de inteligencia emocional te puede hacer una gran comunicadora. Debes estar abierta a escuchar malas y buenas noticias. Además, te permite conseguir apoyar a tus colaboradoras y harás que se sientan con una nueva misión o proyecto.

¿Cómo puedes desarrollar tus habilidades sociales?

  • Aprenderás a resolver conflictos.
  • Mejorarás las habilidades de comunicación.
  • Podrás reconocer lo positivo que hacen tus colaboradoras.

“Es muy importante entender que la inteligencia emocional no es lo opuesto a la inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza, es la intersección de ambas”

-David Caruso-

También te puede interesar: Hábitos para tener finanzas saludables en la empresa

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí