Bolsa de yute con mujer y niña Bolsa ËGI_ Somos Empresarias

Fernanda Vázquez, llegó al mundo del emprendimiento sostenible al darse cuenta de que el consumismo en la población es uno de los principales detonantes que están poniendo en jaque al medio ambiente. Por ello, funda ËGI, una empresa de origen tapatío que busca sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de cambiar los hábitos de consumo y salvar el planeta.

Antes de estudiar la carrera de Comercio y Negocios Internacionales en la EBC, Fernanda cursó dos años de Biología Marina, durante esa época tuvo la oportunidad de realizar prácticas en diversos destinos poco turísticos y enfrentarse ante una realidad similar en varios ecosistemas marinos del país: playas sucias por el desecho de bolsas de plástico, animales muertos y malos olores generados por el sargazo. Decidida a tomar cartas en el asunto crea ËGI.

Fernanda Vázquez, fundadora de Bolsa ËGI Empresa sostenible Guadajara
Fernanda Vázquez, fundadora de ËGI. Foto: Cortesía.

«El principal problema que detectamos en ese momento fue la extrema contaminación generada por bolsas de plástico y basura, consecuencia del desmedido consumismo de las personas. Al percatarnos de esa situación, el primer objetivo que nos planteamos en ËGI consistió en dar alternativas de rehúso a las personas. Nuestro primer lanzamiento fueron la fabricación de bolsas. Queremos crear más productos que tengan como base materiales naturales y que sean lo menos dañinos para la salud y el medio ambiente», platica Fernanda en entrevista para Somos Empresarias.

Nace una empresa con espíritu sustentable

Con un año y medio de formación, ËGI es una palabra que proviene del idioma otomí y significa guardar. De este modo, la joven empresa rinde tributo y busca preservar la cosmovisión cultural de los otomíes, los cuales tenían una constante interacción, conocimiento y respeto por el medio ambiente.

Sabías que cada habitante de la Ciudad de México tira 150 bolsas de plástico al año.

ËGI se dedica a la fabricación de bolsas ecológicas. Actualmente, maneja dos tipos de productos, el primero viene a reemplazar las bolsas de plástico que se usan para fruta y verdura a granel. El segundo es la producción de bolsas en una modalidad más personalizada para empresas o marcas.

Sobre el proceso de fabricación, Fernanda comenta al respecto: «Evitamos entrar en el tema de la maquila debido a las connotaciones negativas que genera, es decir, se habla de la explotación de las personas y una mala paga. Por eso, optamos por crear fuentes de trabajo y tener un equipo de seis costureras originarias de San Agustín, un poblado cercano a la ciudad de Guadalajara (…) Una parte fundamental de nuestra ideología, es no incluir nada que contenga poliéster, por eso la materia prima de las bolsas es de yute y manta».

Mujer con bolsa de Yute de la empresa sustentable Bolsa ËGI
El principal producto de ËGI son bolsas ecológicas hechas de yute y manta. Foto: Cortesía.

150 años es el tiempo que tarda una bolsa de plástico común en degradarse y una botella de PET puede tardar 1,000 años en desaparecer.

Bienvenida a las ligas mayores

Una vez resuelto el tema de la producción y de recibir comentarios favorables sobre el diseño y la calidad de sus bolsas, Fernanda Vázquez junto con su socia Renata Navarro tuvieron que prepararse para el siguiente paso. Después de asesorarse legal, contable y administrativamente, llegó la oportunidad de presentar su idea de negocio ante ejecutivos de la cadena mexicana de supermercados y almacenes de Soriana.

«Le hicimos una propuesta directa a los ejecutivos del área de compras de la cadena con nuestras bolsas y envolturas navideñas ecológicas. La idea fue bien recibida, pero este proceso se comenzó a gestar seis meses antes y cuatro meses después pasamos por distintas revisiones, liberación de permisos y papeleo para conseguir la acreditación como proveedoras. Hoy, ËGI tiene presencia en 15 sucursales de Soriana dentro de la ciudad de Guadalajara», comenta con orgullo Vázquez. 

TE RECOMENDAMOS LEER: Anímate y constituye tu empresa en 24 horas

Con un pie adentro, el concepto de envolturas de regalo se apuntaló para estar vigente en otras fechas festivas como el 14 de febrero, 10 de mayo y cumpleaños. «Queremos que la ciudadanía en general tenga mayor sensibilidad sobre el rehúso de las bolsas, por ello, apostamos por un diseño atractivo y materiales de calidad, nuestras bolsas tienen un período de vida de cinco a siete años según el uso que se les de», comenta Fernanda.

El camino para llegar a este punto no ha sido fácil: «El reto más grande de estar en una cadena de tiendas como Soriana es lograr posicionar tu producto y distinguirlo de la competencia, incluso ellos tienen su marca propia de bolsas. Por eso, es importante tener un fuerte diferenciador y nosotras hemos apostado por la estética, colores, materiales y condiciones justas de trabajo, toda esta filosofía viene expresada en nuestras etiquetas», afirma Vázquez.

Bolsa de Yute en tiendas departamentales Soriana en Guadalajara, Jalisco
Dar fuentes de trabajo a otras mujeres es uno de los pilares fundamentales de ËGI. Foto: Cortesía.

El yute es una de las fibras vegetales más económicas de producir, y hoy en día es la segunda fibra vegetal más cultivada en el mundo después del algodón.

EBC, factor clave del emprendimiento sostenible

Actualmente, Fernanda continúa sus estudios de Comercio y Negocios Internacionales en línea, esto le permite estar pendiente de ËGI sin interrumpir su licenciatura. Sin duda, un factor clave para lograr profesionalizar su negocio ha sido el apoyo recibido por parte de Catapulta, un centro de emprendimiento auspiciado por EBC que promueve y detona la cultura emprendedora en México.

Esta oportunidad se dio para Fernanda a través de una convocatoria que recibió por parte de la institución y para la cual aplicó, conocida como INWEEK. Este entrenamiento tiene como objetivo capacitar a diez emprendedores del sistema EBC, acelerando su crecimiento y aumentando sus probabilidades de éxito. 

«En realidad me siento muy agradecida de participar y haber sido parte de esta experiencia. Me ayudaron mucho a detectar áreas de oportunidad, la red de contactos también me permitió establecer vínculos de trabajo importantes. Debes asumir un compromiso real contigo y con el proyecto», dice al respecto.

La fundadora de ËGI y naciente empresaria concluyó esta entrevista compartiendo su experiencia con un mensaje muy claro para todas las emprendedoras: «Debes estar convencida de lo que quieres hacer, pero sobre todo apasionarte de tu proyecto. Tendrás que tocar puertas hasta encontrar la correcta, sé persistente. Siempre habrá personas que te digan que no, pero habrá otras que apuesten y vean en tu proyecto una oportunidad genuina de negocio. La clave está en no desanimarse, como emprendedora lo más complicado es que al inicio eres todóloga, pero poco a poco, te vas dando cuenta de que no estas sola. Hay personas que te pueden apoyar en tu universidad, ellas y ellos son expertos que te aportaran puntos de vista interesantes y te permitirán darle una solución real a la sociedad en sus hábitos de consumo», concluye.

Conoce más sobre ËGI en su cuenta de Instagram  @egi.brand

TE RECOMENDAMOS LEER: Hábitos para tener finanzas saludables en la empresa

 

 

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí