Cinco señales de un ambiente laboral tóxico

Varios son los factores para un pleno desarrollo profesional dentro de una empresa, y sin duda, el ambiente laboral es uno de ellos. 

¿Cómo podemos darnos cuenta de que estamos inmersas en un ambiente laboral tóxico?

Es un hecho que, no es posible escapar de días malos en el trabajo por diversas circunstancias, pero cuando éstos son frecuentes y se mezclan con una sensación de constante negatividad; no por las funciones que desempeñamos, sino por el ambiente laboral en el cual trabajamos, algo simplemente no va bien.

A veces encontrarnos con algunas compañeras o compañeros en constante depresión, liderazgos nocivos, “chismes” mal intencionados, “complots” o comentarios negativos al interior de la empresa; pueden no solo afectar nuestra productividad sino también nuestro estado emocional.

 

Pero ¿cómo darnos cuenta de que estamos inmersas en un ambiente laboral tóxico? Sin duda alguna, por ciertas señales que se hacen evidentes y es importante estés atenta.

Cinco señales de un ambiente laboral tóxico 

1. Liderazgos nocivos

Los liderazgos en una empresa siempre tendrán repercusiones positivas o negativas, según su conducción sobre el ambiente de esta misma; pero si hablamos de un mal liderazgo, ten por seguro que será altamente tóxico. Esto se ve reflejado en situaciones como hostigamientos hacia ti o tus compañeras y compañeros, ausencias de tus jefes o la falta de comunicación con el equipo laboral. 

2. Problemas de rol 

Esto sucede cuando nos enfrentamos a situaciones como la falta de claridad con relación a nuestras funciones dentro de la empresa, la asignación de tareas ajenas al puesto por el que fuimos contratadas o exigencias incongruentes para realizar un trabajo. 

3. Sobrecarga de trabajo 

Podrás llegar a algún punto donde tengas la sensación de que estás llena de mil pendientes y no te das abasto y piensas… ¡El tiempo no es suficiente para terminarlos! Esto te provocará un estado de constante estrés, que para nada es sano, y las consecuencias no sólo repercutirán en tu estado físico y mental sino también en la productividad de la empresa.  

 

4. Mobbing (compañeros tóxicos) 

Lo ideal es mantener relaciones laborales positivas, pero una posición contraria puede llevarnos a situaciones de ansiedad, particularmente si la negatividad está involucrada con casos de acoso laboral o también llamado “mobbing”.

5. Falta de motivación 

Tal vez ésta sea la señal más evidente de un ambiente laboral tóxico y se manifiesta desde la falta de reconocimiento o remuneración a las actividades que realizas; comportamientos agresivos e irritables por parte de tus jefes o compañeros de trabajo; así como la ausencia de cordialidad y respeto. Situaciones que sin duda hacen que día con día tengamos pocas ganas de asistir a nuestros lugares de trabajo. 

Son muchas las variables que generan un ambiente tóxico, pero la realidad es que bajo ninguna circunstancia es sano mantenerse en este tipo de situaciones, por lo cual el camino que puedes tomar va desde colaborar con tu empresa y generar un cambio a nivel interno o buscar nuevas y mejores oportunidades laborales. ¡Tú decides!

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí